¿Qué pasa con tus inversiones en criptomonedas después de tu muerte?

La inesperada muerte de un joven en Colorado, Estados Unidos, ha dejado tras de sí el dolor y una desconcertante pregunta sobre cómo acceder a sus inversiones en bitcoin dada la seguridad que conlleva.

La historia de este joven nos lleva a preguntarnos: ¿Cómo deben conciliar los inversores la seguridad y la privacidad asociadas a las monedas digitales, con la posibilidad de que sus controles privados las hagan inaccesibles si el inversor muere inesperadamente?

¿Son las criptomonedas demasiado seguras?

Una de las principales ventajas de las criptomonedas, como el bitcoin, es que están protegidas por una potente criptografía. Sin embargo, esto también puede ser un inconveniente cuando se consideran escenarios inesperados como el fallecimiento repentino de un propietario de bitcoin. El bitcoin es notablemente seguro, ya que las transacciones se llevan a cabo y se registran de forma anónima con múltiples capas de privacidad y protección para los monederos digitales. Pero si bien esta característica ayuda a los inversores a asegurar sus activos, puede ser un reto para los planificadores del patrimonio o las familias que intentan acceder a ellos.

La mayoría de los monederos de bitcoin utilizan un conjunto de caracteres aleatorios o “claves públicas” para enviar y recibir pagos. La “clave privada” es el punto de acceso del usuario, que sirve como contraseña para el monedero y su contenido.

Por qué bitcoin necesita claves privadas

Si el propietario de un bitcoin muere sin compartir una clave privada, los herederos de esa persona pueden encontrar un monedero al que no tienen acceso. Los inversores pueden compartir sus claves privadas con otros escribiéndolas en un lugar seguro o guardando la clave con un servicio que gestione los códigos de acceso. Sin embargo, si los albaceas de la herencia no pueden reconocer las claves privadas de los monederos de bitcoin, podrían descartarlas accidentalmente, por lo que el servicio comercial es probablemente la mejor opción.

Un servicio comercial no sólo custodiará las claves de acceso, sino que se encargará de compartir la información con los albaceas u otras personas que la necesiten si el inversor fallece.

En el caso del hombre de Colorado, la familia trabajó con Coinbase, un popular servicio de monederos, para confirmar sus relaciones, y acceder a su monedero.

Al igual que los inversores que en el pasado pueden haber escondido certificados de acciones en papel o dinero en efectivo en lugares desconocidos, es probable que algunos activos de criptodivisas sean difíciles de rastrear después de la muerte de una persona.

Deja un comentario