Impuestos sobre las criptomonedas en EE.UU.

Cuando se trata de la normativa fiscal en los Estados Unidos, las monedas virtuales se juzgan como activos. En particular, las criptomonedas se manejan como activos de capital; incluyen bonos, acciones y otras formas de propiedades de inversión. En 2014, el Servicio de Impuestos Internos estadounidense (IRS) emitió un aviso; mientras las criptodivisas puedan convertirse en monedas fiduciarias, estarán en la misma categoría que los activos a efectos de la declaración de impuestos. Por lo tanto, los impuestos sobre las ganancias de capital deben ser pagados por cualquier individuo que opere con criptodivisas. También es importante tener en cuenta que la moneda fiduciaria es la única forma aceptable de pago de impuestos.

Fundamentos

Las ganancias y las pérdidas se calculan de forma similar tanto en las acciones como en las inversiones en criptodivisas. Por lo tanto, pueden producirse pérdidas o beneficios al comprar o vender bienes utilizando cripto o al cambiar una moneda digital por otra.

Cómo calcular las ganancias de capital

Las ganancias y pérdidas de capital se pueden calcular simplemente a través del aumento o disminución de la base de coste desde el momento de la compra de un activo.

Se denomina base a cualquier pago realizado para la compra de un activo. Por ejemplo, si uno hace una adición al activo añadiendo una nueva compra, su base se calcula sumando el coste inicial y el coste de todas las demás compras.

Hechos imponibles

Para todas las monedas virtuales, un hecho imponible tiene lugar cuando se produce cualquier forma de comercio donde la cripto es la moneda en uso. Al ser un área bastante vaga, surgen varias complicaciones. Por un lado, el IRS no ha previsto la declaración de terceros para las monedas digitales. Esto afecta principalmente a las operaciones. Una vez que uno retira una moneda virtual de cualquier plataforma de comercio, la plataforma no tiene forma de rastrear las “huellas” de una transacción. Esto, a su vez, hace que estas transacciones se consideren una venta.

La segunda complicación y la más grave es el hecho de que se pagan impuestos aunque no se cobre. Por ejemplo, las transacciones en las que se utilizan criptomonedas, se consideran una venta y como tal, un hecho imponible. El mismo concepto se aplica al cambio de una moneda virtual por otra.

Período de tenencia

Es el periodo que transcurre entre la adquisición de un bien y el hecho imponible.

Cuando los activos se mantienen durante un año o más hasta el hecho imponible, se considera que se trata de una ganancia o pérdida a largo plazo. Las ganancias y pérdidas a corto plazo son las que se han tenido durante menos de un año.

¿Es el impuesto sobre la plusvalía favorable a los contribuyentes?

Esta es una cuestión muy discutible, ya que hay quien opina que sí lo es. Por ejemplo, para el periodo impositivo que comenzará en enero de 2018, los tipos de las plusvalías a largo plazo pueden oscilar entre el 0% y el 20%. Por otro lado, las ganancias de capital a corto plazo se gravan de manera similar a los tipos impositivos marginales; por lo tanto, los usuarios de criptodivisas considerarían esto como una desventaja.

Implicaciones fiscales para los usuarios de criptodivisas

Si se produce un comercio de bienes o servicios, entonces uno está obligado a mantener un registro y reportar cada transacción. Usando las palabras exactas del IRS: “Los contribuyentes cuyos negocios cobran monedas virtuales deben calcular el valor justo de mercado de la moneda digital en dólares estadounidenses (esto es a partir de la fecha de recepción) y luego incorporarlo en sus cálculos de ingresos brutos”.

Además, se deben registrar y reportar las transacciones de intercambio de una moneda virtual por otra.

Al final de cada año, uno debe reportar todas las transacciones de moneda digital y todas las ganancias y pérdidas asociadas; entonces deben pagar impuestos fundados sobre sus ganancias totales.

Fundamentalmente, sólo hay que saber que todo lo que no sea comprar, tener o trasladar una criptodivisa es un hecho imponible.

Deja un comentario