4 cosas que las cadenas de bloques pueden hacer y que quizá no conozcas

Aunque es probable que todavía pasen algunos años antes de que se identifiquen completamente todos los casos de uso y aplicaciones, esto es lo que sabemos que pueden hacer actualmente las cadenas de bloques:

1. Demostrar su identidad digital

La innovación clave (juego de palabras) de la tecnología blockchain fueron las técnicas criptográficas que Satoshi Nakamoto utilizó para formar una identidad digital única para cada usuario.

Esto se logró mediante la combinación de una clave pública y otra privada, que juntas generan una identidad única casi imposible de descifrar basada en el titular de ambas claves.

La clave pública es visible para todos, y es esencialmente como una dirección postal. Con ella se te puede identificar. La clave privada es la forma de firmar las transacciones en las que interviene tu dirección, como un sello de cera.

2. Mantener un registro de todo

Las Blockchains, son como grandes hojas de cálculo digitales que permiten a los usuarios almacenar datos estáticos (un registro) y dinámicos (transacciones). No hay nada que se le parezca.

Cuando se habla de almacenar datos de registro, se aloja en una blockchain en cualquier combinación de estas formas:

  1. Sin encriptar – completamente legible por cualquiera en la blockchain
  2. Encriptado – sólo los que tienen la clave de descifrado correcta pueden verlo. La clave también demuestra quién añadió los datos y cuándo
  3. Hashed – esto demuestra que los datos no han sido manipulados de ninguna manera desde su creación

Normalmente, los hashes se realizan con los datos originales almacenados fuera de la cadena.

Las “huellas digitales”, por ejemplo, se someten regularmente a un hash en la cadena de bloques, mientras que el cuerpo de los datos se almacena fuera de la cadena.

Este novedoso sistema de registro podría transformar la forma en que las organizaciones ampliamente extendidas trabajan juntas.

En la actualidad, los datos se almacenan en servidores privados. Por ello, el coste de las transacciones entre empresas es elevado y el proceso tedioso debido a toda la validación cruzada necesaria para homogeneizar los datos.

3. Ser completamente resistente al cambio

Una de las razones por las que los datos en el blockchain pueden permitirte dormir cómodamente por la noche, es que tienen una historia permanente (o inmutable).

Cada nuevo bloque que se añade contiene el historial de todos los bloques anteriores. Por ello, para manipular una entrada antigua, habría que volver atrás y cambiar cada una de las entradas anteriores y en cada copia que tenga el nodo.

Buena suerte con eso…

4. Ser una plataforma

Si bien las criptomonedas fueron el primer gran caso de uso de la tecnología blockchain, al igual que el correo electrónico lo fue para Internet, los innovadores están buscando formas más ambiciosas de explotarla.

El mayor ejemplo es el uso de la cadena de bloques como plataforma en la que se pueden “colgar” contratos inteligentes. Acuñados por el polímata y original cypherpunk Nick Szabo en los años 90, los contratos inteligentes son contratos que funcionan de forma muy similar a una máquina expendedora: hay entradas establecidas (como una criptomoneda) y salidas basadas en dichas entradas.

También hay contratos “ricardianos”, también conocidos como contratos legales inteligentes.

La idea detrás de los contratos ricardianos es que un contrato es esencialmente una reunión de mentes, siendo el resultado lo que las partes involucradas acuerden. Este contrato puede ser una mezcla de un acuerdo verbal o escrito, pero ahora también fusionado con tecnología relacionada con blockchain, como marcas de tiempo, tokens, auditorías o lógica de negocio. Muy potente.

Por último, pero no menos importante, están los contratos inteligentes de Ethereum…

Ethereum es una plataforma con su propio lenguaje -solidity- para codificar contratos inteligentes. Esto permite la creación de aplicaciones descentralizadas (a menudo llamadas dapps), que controlan los activos de la blockchain y se ejecutan a través de interacciones en la blockchain de Ethereum.

En resumen, las cadenas de bloques son la culminación de 3 tecnologías – (i) la criptografía de clave privada (ii) la red peer-to-peer y (iii) el programa (es decir, el protocolo) – ingeniosamente reunidas.

Sus aplicaciones, sin embargo, podrían cambiar el mundo.

Deja un comentario